En medio de la pandemia, Canadá ha deportado a un número récord de refugiados en 2020

9 de febrero de 2021by Enlaces Canadá0
refugiados-en-canada-1280x711.jpg

Según un informe de la agencia de noticias Reuters publicado el 22 de enero de este año, Canadá ha deportado a 12.222 refugiados en 2020 – el mayor número de deportaciones desde al menos el año 2015. Este número de registro ha sido alcanzado, incluso cuando las deportaciones fueron prácticamente suspendido durante varios meses.

De hecho, el 17 de marzo de 2020, entre las limitadas medidas adoptadas al inicio de la pandemia de COVID-19, el gobierno federal de Justin Trudeau suspendió la deportación de los migrantes que se encontraban en Canadá sin tener estatus en el sentido de la ley canadiense sobre inmigración.

El levantamiento de la suspensión fue anunciada el 30 de noviembre de 2020 por parte de la Agencia y los servicios fronterizos de Canadá (CBSA), una organización policial, que depende del ministerio de Seguridad pública y que es responsable de proceder con las deportaciones.

La reanudación de las deportaciones no fue debido a una mejora de la situación de la pandemia en Canadá. Muy por el contrario, el mismo día del anuncio, Canadá registró 7.681 nuevos casos de COVID-19, que era entonces el número diario es el más alto desde el inicio de la pandemia.

El gobierno justificó la reanudación de las deportaciones en medio de la pandemia citando la reanudación de las actividades aéreas, el surgimiento de «opciones de vacunación» y políticas de salud pública» que contribuyeron a un alto grado de seguridad para las personas retornadas por vía aérea».

Estas explicaciones son sólo falsos pretextos, sin base alguna en la realidad de la pandemia. Contradice la posición del propio gobierno, que ha cerrado su frontera con Estados Unidos para viajes no esenciales y acaba de llegar a un acuerdo con las aerolíneas para cortar sus rutas a destinos soleados.

En cuanto a las «opciones de vacunación», ninguna había sido aprobada al 30 de noviembre, y aún hoy la campaña de vacunación canadiense se caracteriza por la improvisación, la falta de recursos y la escasez de dosis.

Los expertos en salud pública continúan advirtiendo que los viajes de todo tipo representan un riesgo mayor e innecesario de transmisión, tanto más grave con la llegada de variantes altamente transmisibles del virus.

En estas circunstancias, las deportaciones realizadas en medio de una pandemia constituyen un riesgo fatal para la persona deportada y un riesgo de contagio en el país al que es devuelto.

Como explicó la Asociación Canadiense de Abogados Refugiados (ACAADR) en una carta en la que critica severamente la decisión del 30 de noviembre, antes de ser deportada, una persona debe realizar multitud de viajes en la comunidad, entre ellos ir a las instalaciones de CBSA en varias ocasiones, para ir al banco para cerrar sus cuentas, al médico y a la farmacia para obtener los tratamientos y medicamentos que necesitará durante el viaje, etc. Cada una de estas actividades hechas necesarias por la deportación plantea un riesgo de contraer el coronavirus y transmitirlo, en Canadá antes de la salida o en su país de origen.

La ACAADR ha señalado que las deportaciones de Estados Unidos han provocado brotes de COVID-19 en varios países, entre ellos India, Haití, Guatemala y El Salvador.

Mientras tanto, muchos de los refugiados deportados han estado en países donde el coronavirus está haciendo estragos, lo que representa un mayor riesgo de contraer la enfermedad mortal. Canadá ha impuesto una moratoria a las deportaciones a países donde se dice que el sistema político es inestable, como Siria o Irak, pero no hace excepciones para países particularmente afectados por la pandemia.

Así, los migrantes han sido deportados de Canadá a México, un país que enfrenta una verdadera catástrofe sanitaria por las políticas asesinas del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y que ahora es el tercer país más desconsolado del mundo con más de 159.000 muertos. atribuible a COVID-19.

Las deportaciones también representan un riesgo significativo de brotes en Canadá, ya que los oficiales de CBSA escoltan a los migrantes en estos viajes aéreos que a menudo implican traslados a varios aeropuertos diferentes y tener que pasar horas confinados en un espacio confinado con varias personas.

Por lo tanto, la realidad es que, ignorando la crisis de salud y las medidas de salud pública más básicas, el gobierno canadiense ha deportado innecesariamente a miles de personas, arriesgándose a brotes de un virus mortal en Canadá y en otras partes del país.

Este desarrollo es parte del giro a la derecha de todo el sistema político canadiense, que se refleja en particular en una intensa agitación anti-refugiados y anti-inmigrantes.

En la misma semana la CBSA declaró la reanudación de las deportaciones, el gobierno de Trudeau anunció que no habría una extensión del programa de regularización de los «ángeles de la guarda», aquellos refugiados y solicitantes de asilo que respondieron al llamamiento de los gobiernos provinciales, particularmente que de Quebec, para ayudar a los trabajadores agotados y abrumados del sistema de salud.

En agosto, luego de una campaña popular para que los gobiernos regularizaran el estatus de estas personas, Ottawa y Quebec llegaron a un acuerdo al respecto. Anunciado con gran fanfarria como un gesto humanitario bajo el lema «Los ángeles guardianes no serán despedidos», el acuerdo es de hecho una fachada.

El programa es limitado, con múltiples condiciones, y solo está dirigido a solicitantes de asilo que han brindado atención directa a pacientes, como ordenanzas, enfermeras y auxiliares de enfermería. Esto deja fuera a todos aquellos que han realizado un trabajo igualmente importante en hospitales y centros de salud, como conserjes, cocineros o guardias de seguridad.

En total, apenas 1.000 migrantes, doce veces menos que los que fueron deportados en 2020, están cubiertos por el programa en todo Canadá y se les otorgará el estatus de residencia.

Frente a las fuertes críticas populares sobre la naturaleza restringida del programa de “ángeles de la guarda”, Ottawa y Quebec pretendieron continuar las discusiones para ampliar su alcance. Este teatro político duró hasta finales de noviembre, cuando el gobierno de Trudeau anunció que el programa finalmente no se ampliaría y que entraría en vigor a principios de diciembre, junto con la reanudación de las deportaciones. Los medios informaron que fue el gobierno de Quebec el que se negó categóricamente a incluir a otros trabajadores en el programa.

A nivel federal, Trudeau, aunque se presenta a sí mismo como progresista, no se opone menos a los derechos de los refugiados. En marzo pasado, en lo que la oposición considera como  «violación del derecho internacional», su gobierno accedió a una solicitud de Estados Unidos y cerró la frontera con Estados Unidos a los refugiados que huían de la caza de brujas antiinmigrantes del entonces presidente estadounidense Donald Trump.

Visto de esta forma, independientemente del sabor político del tema de acuerdo a conveniencia de parte y parte, lo que corresponde a nuestra labor de promover la inmigración legal acorde a la ley de inmigración vigente, consideramos esta noticia como excelente oportunidad para recordar o informar a los menos conocedores, que el refugio más que un programa migratorio, es un beneficio en el que Canadá contribuye ofreciendo su suelo como residencia a quienes esten en peligro por su raza, creencias religiosas, orientación sexual o participación política, entre otras causas.

Es común que miles de personas caigan en redes de estafadores que ofrecen el refugio como el camino mas rápido y económico para lograr una residencia legal, pero esta gente sin escrúpulos, omiten la parte donde se sabe que existe una cuota anual que es rápidamente alcanzada sólo con la comunidad del medio oriente en  los primeros meses del año.

Si es usted uno de los que ha considerado emigrar a Canadá como refugiado, lamento decirle que este es el peor momento para ello. Esa puerta estuvo abierta 15 años antes, de manera muy generosa para latinoaméricanos y que luego que la misma comunidad abusara del sistema, se ha ido cerrando lentamente con pocas posibilidades de reanudación.

Si usted quiere evaluar sus posiblidades para emigrar a Canadá, solicite información aquí:

 

No olvide seguirnos en nuestro canal de Telegram:


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


INMIGRACION

Enlaces Canadá

Logramos su sueño de vivir legalmente en Canadá.
+ 1 647 892 2272

www.enlacescanada.com

[email protected]

MANTENGASE EN CONTACTO

Siga Nuestra Actividad

En nuestras redes sociales usted se entera de inmediato de noticias y eventos sobre Canadá